Ideas para decorar la habitación de un amante del póker

Ideas para decorar la habitación de un amante del póker.

Decoración habitación pokerEn verano es normal que la decoración del hogar se centre en terrazas, patios y balcones, pues durante estos meses del año pasamos más tiempo en el exterior; incluso los que normalmente pasan su tiempo entre cuatro paredes durante el verano se apuntan a un buen plan. No obstante, la importancia de la decoración del interior no pierde importancia en ningún momento del año. A todos nos gusta que nuestro hogar transmita lo que somos. Por eso, si eres un amante del póker te interesarán las siguientes ideas para que tu habitación refleje a la perfección tu gran pasión.

1. Colores:

La selección de colores es importante cuando decides decorar una habitación siguiendo una temática. En el caso del póker, los colores principales están claros: el rojo, el blanco y el negro. Los colores de las cartas de la baraja de póker. Cuidado. No se trata de que estos tres colores sean los únicos que aparezcan en la habitación, sobre todo teniendo en cuenta que tanto el rojo como el negro son tonos fuertes y que sin duda deberemos usar con moderación. El blanco, en cambio, podría ser un fantástico color de base. Ofrece amplitud y luminosidad, dos factores importantes en una habitación.

2. Símbolos:

Más allá de los colores, los símbolos de la baraja serán los protagonistas de la decoración. Puede escogerse uno o los cuatro. Todo en función de cómo los utilizaremos en la habitación. Si decidimos escoger nuestro símbolo favorito, una buena idea es reflejarlo en forma de mural en la pared principal. Existen numerosos diseños. Puede utilizarse el símbolo básico o crearlo mediante palabras, que también pueden estar relacionados con este deporte mental. Si se opta por esta segunda opción, también se deberá tener en cuenta la tipografía. En definitiva, es una opción que permite ser creativo y sacar el máximo partido a una pared lisa. Si la creatividad no es nuestro punto fuerte, o no nos vemos capaces de hacerlo nosotros mismos, actualmente existen una gran variedad de vinilos para pared, así que estos pueden ser otra buena opción.

3. Las cartas:

Si, por otro lado, lo que se prefiere es tan solo darle un pequeño toque a la habitación que recuerde nuestra gran afición, existen también distintas opciones que incluso puede fabricar uno mismo si tiene algo de mano. Las cartas son las protagonistas de las siguientes decoraciones. Desde un reloj cuyos números están representados por cartas hasta una lámpara. Existen distintos diseños de lámparas hechas con naipes y, aunque al principio pueda parecer algo exagerado, lo cierto es que las hay con mucho estilo y con efectos muy bonitos. Hacerlas en casa es algo complicado, así que en este caso es mejor comprarlas. No obstante, si disponemos de una lámpara de papel que permita pegar las cartas encima siempre puede ser interesante probar y crear nuestro propio diseño.

Si se prefiere algo más simple, enmarcar una carta de cada, por ejemplo, utilizando un marco negro, puede ser una bonita manera de incluir el póker con moderación en la habitación. La idea del cuadro también ofrece muchas posibilidades. Pueden cortarse las cartas en figuras geométricas y pegarlas sobre la superficie lisa creando una especie de puzle y aprovechar sus distintos colores para crear un cuadro de lo más original. De nuevo, es cuestión de creatividad y además una idea perfecta para reciclar alguna baraja vieja con la que ya no se pueda jugar.